¿Sabes realmente qué ; es una Red Social Corporativa? Y NO, no es como el Facebook de la empresa

Cuando le pregunto a alguien si sabe lo que es una red social corporativa, a menudo me he encontrado con respuestas de este tipo:

– “¿Y eso qué es?”

– “¡Aaah! ¿Como un facebook? ¿un chat?”

– “¡Ahhhhh! Eso lo hago yo con filtros en el correo electrónico” . Me contestó una vez un informático.

– “Lo ponemos todo en tablones informativos, (de los de madera y corcho, a lo comunidad de propietarios), cada departamento tiene el suyo. Todo el mundo los ve”.

– “Lo seguimos haciendo todo con correo electrónico”. Me respondió no hace mucho un director de recursos humanos de una empresa con casi 2.000 empleados.

En estos casos, desde luego mi interlocutor no está familiarizado muy bien con el concepto de red social corporativa. Las redes sociales corporativas están creadas para el negocio, no para el ocio. Y ni de lejos tienen la estructura necesaria para poder llevar de forma eficaz diferentes proyectos, áreas o departamentos, ni funcionalidades vinculadas, que agilicen cualquier gestión.

Imagino lo quemadas que debían estar sus bandejas de correo y sus pobres empleados.

Imagino también el drama de coord inar algo ‘gordo’ en sus organizaciones. Imagino la de errores y dinero perdido porque una información importante no llegó en tiempo y forma a la persona que debía hacerlo. E imagino también, la angustia de alguien que tiene que enfrentarse a un ‘elefante’ y no lo vio venir, porque no estaba en los círculos donde se decidió, ni incluido en copia en los correos.

Por otro lado, a principios de cada año es habitual la publicación de informes sobre tendencias en todas las áreas. En este 2018 algunas de las más repetidas para el área de la gestión de personas han sido:

1. Colaboración. Pensar en el equipo de personas y no únicamente en la persona individual.

2. Descubrir y valorar el potencial de los empleados y empoderarlos. Al fin y al cabo, si se contrata a personas por el conocimiento que se les supone, ¿qué sentido tiene entonces decirles lo que tienen que hacer?

3. Competencias Digitales: los empleados deben incorporarlas a su bagaje, apostando por la filosofía del autoaprendizaje continuo y la empresa procurar que esto sea así, potenciando la formación en línea.

4. Enfrentarse a la gestión del cambio. Viene exigido por el cambio a lo digital, por la velocidad a la que los procesos se actualizan, por los deseos de los clientes, por la competencia que nos adelanta por la izquierda…

5. Comunicación multidireccional. Los empleados pueden aportarnos información valiosa de primera mano con la que dar en el clavo para solucionar una situación e innovar.

6. El trabajo remoto y/o por proyectos. El trabajo por encargos y la deslocalización d arán lugar a una plantilla temporal y muy diversa, por lo que el área de personal tendrá que saber tratar con nuevas situaciones, costumbres y culturas.

7. Employer Branding / Marketing Interno. La guerra por captar talentos o no perder los que se tienen, desembocará en que las estrategias de marca de empleador cada vez contarán con mayor presupuesto y estarán más perfiladas.

8. Herramientas tecnológicas enfocadas a la gestión de personas. Aquí las hay de todo tipo, y sí, también de comunicación, y sí, las protagonistas son las redes sociales corporativas, que permiten dar voz a todos y cada uno de los empleados, conocerles, canalizando su talento y creatividad, haciendo fluir el trabajo en equipo.

Cada año, estos listados de tendencias pare cen añadir desafíos a un área que es estratégica para la buena marcha de la empresa y su crecimiento.

Como empleada, y como usuaria de una red social corporativa, a diario, y a la vista de estas tendencias, no puedo más que recomendar poner el foco en esta nueva especie de plataformas de comunicación, por varios motivos:

• Ofrecen estructuras ideadas para contextualizar la información compartida por los empleados y todo aquel que interviene en el negocio (clientes, proveedores).
• Están pensadas para que los usuarios accedan sólo donde se esté hablando de proyectos o áreas donde están involucrados.
• Suelen ofrecer aplicaciones nativas dentro de la misma plataforma, pudiendo prescindir de las que habitualmente venimos utilizando desde nuestros propios dispositivos móvi les. Estas apps están integradas, vinculadas a la información compartida. Por ejemplo: gestión de tareas, calendarios, o vídeo-conferencia.
• Permite dejar de lado el correo y no sentir esa invasión de recibir un e-mail fuera de horas de trabajo. Si se quiere consultar algo, con loguearse es suficiente.
• Tener la libertad de no tener que estar en un lugar físico, pero a la vez, poder seguir compartiendo tu punto de vista sobre un proyecto en el que estás implicado o estar informado, y hacerlo de la misma forma que los que están ahí.

¿Sigues pensando que las redes sociales corporativas son un simple chat o que el correo electrónico es suficiente, tratándose de hacer mejor las cosas en un entorno empresarial que es en sí mismo un desafío constante?

Art&i acute;culo escrito por Guayarmina Peña Santana, Directora de Marketing y Comunicación Digital en MHP Servicios de Control y Laycos Network.

Tomado de http://www.observatoriorh.com

Sobre Diego 394 Artículos
Radioaficionado, radioescucha de estaciones de radiodifusión en onda corta, en el XV Mandato Delegado a la Asamblea Municipal del Poder Popular en el Municipio Camagüey, Vice – Presidente del Consejo Popular Vigía – Florat y Presidente de la Comisión Permanente de Transporte y Comunicaciones de esta propia Asamblea Municipal, en el Mandato XVI solo fue delegado, es bloguero de Futuro,mi Cuba, Capital Humano y Cooperativismo en esta plataforma Reflejo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*