El enfoque de competencia

Es importante interpretar en qué consisten las competencias laborales y qué intentan resolver desde el punto de vista del trabajador, de sus conocimientos, habilidades y actitudes. En un contexto socio-económico-laboral de equidad e inclusión social, que evita los efectos excluyentes de la desregulación, la certificación por competencia debe ser una herramienta de libre acceso para el reconocimiento laboral, la reconversión y el ingreso a nuevas ocupaciones (tanto de aquellos que tienen empleo como de quienes eventualmente podrían ingresar a otro tipo de empleos).

En tiempos de desempleo estructural, en que existen pérdidas de puestos de trabajo, sea por introducción de nuevas tecnologías, reorganización funcional o caída de la actividad productiva, la certificación por competencia puede llevar a hacer “buenos y capaces” a una minoría y cooperar en consolidar la exclusión de la mayoría.

Esto traería aparejado un proceso de segmentación en el mercado entre, por un lado, las grandes empresas y, por el otro, las medianas y pequeñas empresas, vulnerables desde el punto de vista económico y generadoras de la mayor proporción del empleo industrial.

Estos riesgos políticos y socio-laborales operan si se asume la certificación por competencias como un tema desacoplado de otros tales como las políticas productivas y las políticas activas de empleo, cobertura social, formación y capacitación, etc.

Diversos estudios sobre el impacto de las nuevas tecnologías en la producción derivaron en la identificación de los rasgos más destacables del cambio en la organización y división del trabajo en el conjunto del esquema organizacional de la empresa; en las tareas y funciones del trabajador; y en la demanda de nuevas calificaciones. En la primera, entre otras se verifica:

Esto a su vez genera cambios en los contenidos de tareas y funciones.

 

Los cambios mencionados en aquellas empresas que han adoptado modificaciones sustanciales a raíz de innovaciones tecnológicas, demandan cambios en los contenidos de las calificaciones de los trabajadores.

Es imprescindible dar una discusión sobre los aspectos semánticos del enfoque sobre competencias e integrar al glosario términos que deben ser definidos con precisión, entre otros, los sistemas de la educación técnica y la formación profesional.

 

En las instituciones de formación profesional ha persistido un método de aprendizaje enfocado al puesto de trabajo y las ocupaciones.

Aunque muchas de ellas han mantenido un importante contenido integral en las currículas, las innovaciones en el mercado de trabajo les han planteado una mayor dificultad para ajustar los perfiles de egreso a la demanda de calificación.

El conocimiento y la habilidad se entrelazaban mediante el “saber técnico”. Esta secuencia era reiterada con mayor énfasis en el mundo del trabajo, donde el oficio y la tarea eran aprendidos

a través de la práctica y la experiencia laboral.

Las transformaciones en el mercado de trabajo no indican que el saber técnico esté en vías de extinción ni que las habilidades sean superfluas.

Antes bien, ambos elementos constituyen la base para evolucionar desde el sistema de calificaciones al de competencias y desarrollar así la formación integral demandada por la reorganización del trabajo y el nuevo escenario del mercado laboral. En efecto, la calificación ha quedado sumida a un espacio laboral más acotado en conocimientos y contenidos formativos.

Por calificación se entiende el conjunto de conocimientos y capacidades, incluidos los modelos de comportamiento y las habilidades, que los individuos adquieren durante los procesos de socialización y de educación o formación. Es una especie de “activo” con el que las personas cuentan y que es utilizado para desempeñar determinados puestos. Se puede decir que es “la capacidad potencial para desempeñar o realizar las tareas correspondientes a una actividad o puesto”.

La competencia, por su parte, se refiere solo a algunos aspectos de este acervo de conocimientos y habilidades; aquellos que son necesarios para llegar a ciertos resultados exigidos en una circunstancia determinada. Es la capacidad real para lograr un objetivo o resultado en un contexto dado. El concepto de competencias hace referencia a la capacidad real del individuo para dominar el conjunto de tareas que configuran la función en concreto.

Los cambios tecnológicos y organizativos, así como la modernización de las condiciones de vida en el trabajo, nos obliga a centrarnos más en las posibilidades del individuo, en su capacidad para movilizar y desarrollar esas posibilidades en situaciones de trabajo concretas y evolutivas, lo que nos aleja de las descripciones clásicas de puestos de trabajo (Reis, 1994). Para identificar la calificación requerida en un puesto, o bien en el mercado de trabajo, el método que se solía seguir era el análisis ocupacional, que tenía como objetivo hacer un inventario de todas las tareas que comprendían una ocupación. El inventario de tareas era el punto de referencia.

Para identificar la competencia, se parte de los resultados y/o objetivos deseados por la organización en su conjunto, que derivan en tareas y en conocimientos, habilidades y destrezas requeridas.

En este caso, las tareas son concebidas como un medio cambiante entre el resultado y la dotación de conocimientos y habilidades del individuo (…) En un ambiente de continuos cambios técnicos y de organización en las empresas, las tareas cambian. Por su parte, los objetivos, en general, son menos cambiantes, aunque tienden a su vez a ser más exigentes. Tenerlos como punto de referencia para la dotación de conocimientos y habilidades requeridos tendría más sentido que las tareas.

Sobre Diego 383 Artículos
Radioaficionado, radioescucha de estaciones de radiodifusión en onda corta, en el XV Mandato Delegado a la Asamblea Municipal del Poder Popular en el Municipio Camagüey, Vice – Presidente del Consejo Popular Vigía – Florat y Presidente de la Comisión Permanente de Transporte y Comunicaciones de esta propia Asamblea Municipal, en el Mandato XVI solo fue delegado, es bloguero de Futuro,mi Cuba, Capital Humano y Cooperativismo en esta plataforma Reflejo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*